CRUEL INCONGRUENCIA

Oye todo pero no comprende nada.

Quiere hablar y se le han roto las palabras.
Sus lágrimas ya secas de dolor
dan paso a una cruel desesperanza.

La impotencia no le deja sonreír;
la mirada ya no encuentra su destino;
sus brazos no consiguen abrazar
y sus pasos se han perdido en el camino.

Solo le queda el beso, mas no sé…
si solo es un reflejo o una mueca,
o aquella su capacidad de amar,
que aun fluye a pesar de su inconsciencia.

Pero hasta eso también se va esfumando…
¡qué no lo haga mi paciente resistencia!

¿Cómo puede vivir? ¡Si ya está muerta!

Txema
Enero de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s