LA FLOR DE LA TRISTEZA

Una sombra va nublando tu mirada;
tu boca luce un rictus agridulce;
tu rostro va cambiando de apariencia:
florece en él la flor de la tristeza.

No dejes que sus pétalos te abrumen;
no permitas que su aroma te enloquezca;
lucha por conservar esa alegría,
que es la savia feliz de tu existencia.

Riégala con el afecto de los tuyos
sumergiéndola entre juergas y canciones.
Que sus pétalos retornen a la vida
y su aroma se transforme en brisa fresca,
recobrando la locura de vivir…
convirtiéndose en la flor de la belleza.

Txema Lorente
Diciembre de 2017