¡QUÉ DEBO HACER?

Debo contener la rabia
para que no me embrutezca
y el grito de mi garganta
no escupa lo que no deba.

Debo eliminar el miedo
que me atenaza las piernas
y desechar con firmeza
las grietas en mi paciencia.

Saltar muros y barreras
que me impidan sonreír.
Las quejas a la basura…
no se aposenten en mí.

Renunciar a las sandeces
de la pereza capciosa,
destruye la sana juerga
y te entierra en la modorra.

Seguir cantando a la vida
que me ha permitido amar,
sintiendo haber sido amado
por siempre y hasta el final.

Txema Lorente
Noviembre de 2017