EL FINAL DEL CAMINO

(Lo que me gustaría que nos dijéramos
el uno al otro cuando llegue el momento).

Has llegado al final del camino
meciéndome en un mar de soledad.
Ese mar lleno de brumas y añoranzas
no logrará hacerme naufragar.
Y no lo hará, porque yo…
sonreiré frente al espejo de tu sonrisa
en el amanecer de cada día.

Abriré el baúl de los recuerdos
para vestirme con su manto de nostalgias.
Besaré el silencio de tus labios
en mis noches mudas de cariño.
Derribaré los muros del olvido
con tu imagen grabada en mis pupilas.
Acariciaré suavemente tu figura
modelada en el espacio inalcanzable del deseo.
Acunaré mis sueños de misterio
con el arrullo de tu voz en mis oídos.
Bailaré con tu cuerpo entre mis brazos
con la música sonando en nuestras almas.

No hará de mí una víctima tu ausencia,
porque siempre hemos sido sólo uno.
Una parte de mí se ha ido contigo
para traerte de nuevo a mi destino.

Fantasía de ilusión y realidad.
Juntas las manos… viviendo el infinito.
Te sigo queriendo,

Txema Lorente
22 de noviembre de 2008